S&P Global

S&P Global: «La transición energética se enfrenta a un problema de impuestos sobre los combustibles»

La disminución de los ingresos fiscales procedentes de los automóviles de propulsión fósil, sin un sustituto evidente, amenaza con hacer un agujero en los balances de las economías industrializadas que se apresuran a descarbonizarse, por lo que una nota de S&P Global considera que es urgente tomar medidas para un nuevo acuerdo fiscal para un futuro con bajas emisiones de carbono.

La Oficina de Responsabilidad Presupuestaria del Reino Unido (OBR, por sus siglas en inglés) puso de manifiesto la magnitud del problema en su último informe sobre Riesgo Fiscal y Sostenibilidad, publicado a principios de este mes.

La OBR, que actúa como vigilante de la gestión económica del gobierno británico, prevé que la pérdida de ingresos fiscales relacionados con las emisiones podría equivaler a 39.000 millones de libras esterlinas (47.000 millones de dólares) anuales. La pérdida de impuestos sobre el combustible y los vehículos, a medida que más consumidores se pasen a los vehículos eléctricos, representaría más del 90% de estos ingresos potencialmente perdidos.

El gobierno británico afirma que compensará esta pérdida de ingresos con nuevos gravámenes, incluidos los impuestos y la tarificación del carbono, o con una mayor fiscalidad para los automovilistas, pero el OBR sigue advirtiendo que la deuda pública podría aumentar hasta un asombroso 267% del PIB en 50 años si estos ingresos no se sustituyen con éxito.

S&P Global señala que si se introducen nuevos impuestos o se retiran las subvenciones a los vehículos eléctricos demasiado pronto, la transición energética se ralentiza, pero si se actúa con demasiada lentitud, se crearía una montaña de deuda pública que subiría en línea con las previsiones del OBR.

También te puede interesar > Wood Mackenzie: El reciclaje puede aliviar el suministro de materias primas para vehículos eléctricos

Mucho en juego

El Reino Unido dice que prohibirá la venta de nuevos vehículos con motor de combustión interna a partir de 2030, mientras que en Bruselas, la Unión Europea planea imponer una prohibición similar a sus Estados miembros cinco años después, pero los detalles sobre el impacto fiscal en los balances del bloque económico son vagos.

S&P Global indica que casi el 40% de todo el consumo energético del Reino Unido, la sexta economía mundial, se satisface con petróleo y productos derivados. Cerca de tres cuartas partes de estos productos líquidos son combustibles para el transporte, según las cifras oficiales.

Sin embargo, en lugar de aumentar los impuestos sobre los combustibles fósiles, el impacto de las sanciones a Rusia y el hecho de que los precios del petróleo coticen por encima de los 100 dólares por barril, han obligado a los principales países consumidores a actuar en sentido contrario, subvencionando el costo del transporte o reduciendo los impuestos sobre la venta de combustibles.

Además, la consultora señala a la inflación, y la escasez de capacidad de refinado disponible, junto a las bajas existencias han hecho que las grietas de los productos del petróleo alcancen nuevos máximos, por lo que el aumento de los precios en los surtidores ha hecho políticamente imposible que los gobiernos suban los impuestos punitivos sobre las emisiones.

En el otro extremo, las ventas desbocadas de vehículos eléctricos también han aumentado la urgencia de que los gobiernos consoliden los planes fiscales para el futuro del transporte de pasajeros de bajas emisiones. Según Platts Analytics, las ventas de VE enchufables a nivel mundial aumentaron un 61% interanual en abril y las ventas mensuales son unas ocho veces superiores a las del mismo periodo de 2017.

Algunos datos

En 2019, el Banco Mundial estimó a nivel mundial que los combustibles estaban infravalorados en 5,2 billones de dólares, lo que equivale al 6,5% del PIB total. Los combustibles para motores, dijo el banco, representaron el 40% de todos estos subsidios posteriores a los impuestos, la misma cantidad que indica que los combustibles estaban infravalorados.

Según los cálculos del Banco Mundial, la eliminación de estas subvenciones y el aumento de los impuestos sobre los combustibles fósiles probablemente bastarían para cubrir el costo de la descarbonización de grandes sectores de la economía mundial, pero los gobiernos siguen dudando en actuar.

S&P Global concluye así: «Hasta que lo hagan, la fiscalidad seguirá siendo el mayor problema de la transición energética«.

Si deseas leer el reporte de la OBR, haz clic aquí

Publicaciones Similares