Colombia reafirma su compromiso sostenible y lanza la “Hoja de ruta de hidrógeno”

Con la presencia del presidente de Colombia, Iván Duque Márquez, el ministro de energía y minas, Diego Mesa y el ministro de ambiente y desarrollo, Carlos Eduardo Correa, el pasado 30 de septiembre marcó un antes y un después en la historia sostenible del país con el lanzamiento de la “Hoja de ruta del hidrógeno”.

Siguiendo los lineamientos del Acuerdo de París 2015, Colombia pretende reducir sus emisiones de carbono a través de la explotación del hidrógeno, energético con el que desplazará de manera progresiva el uso de combustibles y materias primas fósiles para luego convertirse el líder regional en cuanto a suministro y exportación.

El proyecto cuenta con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a través de su División de Energía y su División de Cambio Climático y Sostenibilidad.

Actualmente, en su fase primaria, la iniciativa requiere de una serie de inversores en materia de desarrollo de tecnología e infraestructura.

Sin embargo, el país cafetero cuenta con diversos procesos regulatorios y una política de investigación y desarrollo (I+D) alineados con una directriz industrial que podrían permitirle avanzar a pasos agigantados en producción de hidrógeno verde e hidrógeno azul.

¿Qué uso puede tener en Colombia?

En primera instancia, el hidrógeno está llamado a ser la moneda de cambio de los combustibles fósiles destinados a impulsar el sector transporte, uno de los más contaminantes. Pero además de ello, se espera que sea utilizado para proveer el calor industrial que requieren algunas materias primas en procesos como la refinación, producción de acero y vidrio, así como el procesado de grasas y aceites.

En ámbitos no industriales, el combustible en cuestión podría ser utilizado para calefacción de agua en edificios residenciales y comerciales, entre otros.

2030 y las metas del hidrógeno colombiano

A través del desarrollo que irá entre 1 y 3 GW de electrólisis, Colombia buscará establecer costos de hidrógeno verde que se espera, no sobrepasen 1,7 USD/kg, con lo cual, no solo promoverá su uso interno, sino también esto le permitirá posicionarse como uno de los principales países proveedores del combustible.

Otra de las metas de Colombia en cuanto a hidrógeno para 2030, es que prevé contar con 2.000 vehículos ligeros (aproximadamente) impulsados por pila de combustible, cantidad similar (unos 1.500) vehículos pesados que complementarían las flotas de transporte de pasajeros y mercancía, además de la creación de una red de más de 50 hidrogeneras.

Por medio de las metas antes expuestas, se espera alcanzar tres objetivos:

  • Movilizar entre 2.500 y 5.500 millones de dólares de inversión.
  • Creación de miles de puestos del trabajo. Específicamente, la cifra rondaría 7.000 y 15.000 empleos directos e indirectos.
  • Evitar la emisión de 2,5 – 3 millones de toneladas de CO2

Si deseas leer el informe completo, haz clic AQUÍ.

Publicaciones Similares